sábado, 5 de noviembre de 2011

HIJO DE LA ILUSIÓN PRIMERA

Eres hijo del amor,
de la ilusión primera,
de una madre joven
enamorada y tierna.

Y de un alma desbocada
que volaba tras su estrella.

¡Tú llegaste como almendro
anunciando primaveras!

Tu risa savia de vida
puso en flor toda la huerta,
y los árboles más nobles
heridos por mil tormentas.

¡Talaron sus ramas secas
brotaron con tu presencia!

Gozamos de tu niñez
de tu cálida inocencia,
de tus pasos de tus risas
de tus palabras mas tiernas.


¡Así!... veinticuatro años
noventa y seis primaveras.

A nuestro lado forjaste
tu joven tronco de roble
con alma de primavera.

¡Y un día te marcharas
corazón de savia nueva!

Para plantar otros campos
con flores de vidas llenas.

.…¡Por eso mi hijo ve!....
no te den miedo tinieblas,
tienes firmeza de roble
y tu espada es de nobleza.

¡Y si un día pierdes el ánimo
o te invade la tristeza!

Recuerda que eres hijo de amor,
de la ilusión primera,
y de un alma desbocada
llena de luz y primavera,
que se eleva como el viento
y no la paran fronteras.


Antonio Villegas Martín
Para mi hijo Daniel

No hay comentarios:

Publicar un comentario