miércoles, 31 de agosto de 2011

A TU LADO


Que bonito es vivir
reflejándose en tus ojos.

Son tan dulces los sueños
soñados junto a ti.

Tu mirada, la que llena
de ilusiones mi  espacio.

Tu ternura que invita
por  amor a seguir.

Es alegre tu risa,
cuando tu juegas conmigo.

Y las olas que la traen
 de la playa de tus labios
a mi mar.

La frescura  de ese viento
que fluye entre nuestras almas,
                     que hace ondear tu falda,
alborota tus cabellos,
y yo quiero respirar.

Tu ya sabes mariposa
que nunca quise atraparte,
solo quiero que tu vuelo
alborote mi jardín.

Y si un día ya no quedan flores
donde tú puedas posarte,
en mi pecho siempre habrá
una rosa que se habrá  para ti.

                                      Antonio Villegas Martín
                                            20/09/09

martes, 30 de agosto de 2011

EN MEMORIA DE ANTONIO MACHADO


¡Ayer tarde paseaba!
por la orilla de tu alma,
entre álamos dorados,
y el manantial de tu calma.

De la fuente de tus labios,
brotaban lindas palabras.

Un aroma de limones
perfuma la plazoleta,
donde juegan los chiquillos
cuando salen de la escuela.

¡Ayer tarde pasee!
por la orilla de tu agua,
vi naranjos reflejados
en el cristal de tu alma. 

                                          Antonio Villegas Martín 

sábado, 27 de agosto de 2011

ROMANCE DEL PRIMER BESO


        










Fue en una noche de Junio,
noche de luz y de astros,
noche cálida para el amor,


el viento se engalanaba,
con aromas de jazmín en flor.
El sol culminó esa noche,
su solsticio de verano,


en la tierra, fiesta y fuegos,
encendían los humanos.

Tu cuidabas de tus primos,
 Yo, de mis dos hermanos.

La noche sonaba alegre,
en las voces de los niños,
la Luna juega con ellos
y se esconde tras los pinos.

Cantan a la Luna llena,
vestidita de charol,
canciones de amores nuevos,
y de tierno corazón

…..A la Luna, Luna, tras del nubarrón,
Si la Luna sale Cristina y Antonio
es que novios son…
….. Si la Luna luce traje de charol,
un beso en los labios se darán los dos…

Y la Luna quiso vestir de charol,
ó fue mi deseo el que la vistió,
para que en los labios te besara yo.

Un beso tan puro, de luna y candor

que el tiempo no puede
borrar su sabor,

La Luna que sabe, secretos de amor
guarda entre las brumas
de su cara oculta,
el tierno tesoro de aquel
nuestro amor.

....A pasado el tiempo,
mucho, mucho tiempo,
tanto que a mis labios
se le fue el color.

Y en las noches claras
de luna y amor,
cuando el viento roba
al jazmín su olor.

En mis labios secos
de amor y pasión,
siento la caricia de aquel
nuestro beso.

¡Primer beso de amor!

Y a la luna nueva
que guarda el tesoro
de aquel nuestro amor.

Como un chavalillo
con la voz quebrada
voy y le canto yo.

…..A la Luna, Luna, tras del nubarrón,
si la luna sale Cristina y Antonio es que novios
son.

…. Si la Luna viste traje de charol un beso en los
labios se darán los dos….


Antonio Villegas Martín 04/04/10

jueves, 25 de agosto de 2011

CALETA DEL MARE NOSTRUM












Cuentan que si eran dorados,
y otros dijeron que no,
que eran de plata los tonos
con que el sol se despertó.

Entre montañas de nubes,
tejidas con blanco algodón,
que un viento cálido , suave,
sobre la mar recogió.

De diamantes y esmeraldas,
los deja cubiertos el sol,
charquitos de la ensenada
que la marea olvido.

Sobre la arena morena,
bronceada por el sol,
una barquita varada
testigo de nuestro amor.

En la quilla, escrito un nombre,
Sueño de algún corazón.

Dicen que están encantadas,
las rocas del espigón,
cautivas de amaneceres
y de las puestas de sol.

Y que en las noches de luna,
cuando el mar canta su son,
se oye un murmullo en el viento
que parece una canción.

Son suspiros de marineros,
que hacia ti viran su timón.

Caleta del Mare Nostrum

con olas, viento, luna y sol
donde una tarde de Junio
nos dijimos nuestro amor.

Antonio Villegas Martín

miércoles, 24 de agosto de 2011

TARDES DE ABRIL


      Para la mujer que enciende mis días


En esta tarde de Abril,
el cielo ya se ha encendido,
y en el azul de su lienzo,
la luna ha aparecido.

Los luceros ya compiten,
con el sol atardecido,
saben que baila una  estrella,
que del cielo yo he cogido.

Tu alma huele a albahaca,
a rosas y limoneros,
cuando tu risa la esparce,
bailando a los cuatro vientos.

El aire que se ha enredado
entre tu mata de pelo,
se queda dándote vueltas
pensando que esta en el cielo.

Y los lunares de tu falda
aliados con el viento,
vuelan como mariposas
alrededor de tu cuerpo.

¡En esta tarde de Abril!
¡bajo este cielo encendido!
con la altivez de tu baile
tu alegría es mi delirio!


                       Antonio Villegas Martín

EL NIÑO QUE SOMOS


                      Cuando el viento lleve
 impresa la desidia,

y  junto a otros no encuentres,
 canciones que cantar.

Si en tu norte ya no brilla la luz
de la estrella que te guía.

Y en tu copa el vino
sabe amargo ya.

Cuando de tu lengua
el odio aya borrado,

Las palabras,
Amigo, Amor y Paz.

¡Mira dentro!
¡muy adentro!
¡en tus entrañas!
                     y cúbrete de sana humildad.

Encuentra dentro el niño
que un día fuiste.

De su mano de inocencia y de ternura
                     a tu días la alegría volverá.

                                                       Antonio Villegas Martín
                                                               Navidad de 2009

lunes, 22 de agosto de 2011

MARIA DE MI CORAZON


















.. La Luna sale de noche
con sus siluetas blancas,
alumbrando los jardines
donde los novios se arrullan
y los ruiseñores cantan.....

María llego al amor
con solo dieciocho años.

El sol vivía en su pelo,
y en sus mejillas dos nardos.

La belleza de su cuerpo
primaveras iba sembrando.

De su niñez  ¡la alegría!

De sus padres ¡los abrazos!

De las estrellas un sueño
oculto y tierno de madre
que en ella se iba plasmando.

¡María llego al amor!


Llena de vida y encanto,
un mar de pasión y anhelos
para ofrecerle a su amor
ella llevaba en los brazos.

¡Y fue una noche sin luna
que se produjo el milagro!

Con ojos negros de hombre
que entre copas y risas
en ella fueron calando.

¡Pero hay amores que matan!

Amores de tintes negros,
capaces de aniquilar
ternuras y bellos sueños.

Y entre celos y locuras,
prepotencias y despechos,
ante la pasividad de todos
los sueños de María
cayeron en un infierno.

Se fue el sol de entre su pelo,
y los nardos de su rostro,
y en su vivir de tormentos
solo reinaban los llantos.

¡María llevo al amor!
Dulzura, pasión y cantos.

Y en una noche de gritos
de cuchicheo y llanto,
los sueños de la María
se fueron al tanatorio
en una bolsa de plástico.


....Perdió su brillo la luna,
y se apago su lucero
ocultados por las lagrimas
de una madre sin consuelo...  

...Maldita sea la estampa,
maldita sea la sangre,
del que utiliza el amor
de una manera cobarde...

   Antonio Villegas Martín

domingo, 21 de agosto de 2011

SONES DE SEVILLANAS


Tengo yo una chiquilla,
más bonita que un rosal.

Que con seis primaveras,
está aprendiendo a bailar.

Con los sones de una tierra,
que yo tenía olvidá.

Son acordes de alegría,
de color y libertad.

Cuando levanta las manos,
¡hay que bonita que está¡

Bailando por sevillanas,
con la cara iluminá.

Su madre le va marcando
los pasos que tiene que dar.

Ahora se miran y ríen,
ahora la vuelta se dan,

para mirarse de nuevo,
con la cara iluminá.

Alegrías de una tierra,
que yo tenía olvidá.

                                                  Antonio Villegas Martín

LA LUNA DE FEDERICO


Por la  sierra de Granada,
viene  la luna ha brillar.

En una noche  en que el cielo,
luceros llorando esta.

En su carita de nácar,
la luna va tatúa,
con siluetas de olivos,
y retamas perfumas.

Pregunta por el poeta,
que la  venia  a  adular,
que decía  de su blancura.
que cantaba  de su brillar.

El de mirada gitana,
el de la luz al hablar,
el que soñaba en romances,
y que cantaba en verdad.

Porque esta noche la luna,
entre olivos y retamas
en la sierra de Granada
cogidita a Federico
dicen que luciendo va.

           un dieciocho de agosto mataron a Federico

                  Antonio Villegas Martín




sábado, 13 de agosto de 2011

LAGRIMAS DE LUNA


La Luna mira a la Tierra,
con negros ojos de gata,
no quiere que nadie sepa,
tiene envidia de su agua.

Del agua azul de sus mares,
agua de sus nubes blancas,
agua de cristal que baja,
alegre de sus montañas.

Sueña la luna de noche
reflejadita en el agua,
sueña con  ser empapada
por fina lluvia de agua.

¡Tierra de lluvia empapada!
¡es Tierra de vida preñada.!

Pobre luna trasnochada
mil veces idolatrada.

Sueños de madre frustrada
tienes en tu corazón,
como una espina clavada.

Llora la luna de noche,
seco dolor en su alma,
sin poderse consolar,
derramando una sola lagrima.


Antonio Villegas Martín

jueves, 11 de agosto de 2011

NOCHE MEDITERRANEA


La noche que te encontré
miles de  estrellas lucían

Miraban lo mismo que yo
lo bella que tu salías

La luna también salio
entre nubes plateadas

Iluminando las olas
que la mar traía y llevaba

Con aquella brisa marina
de olor a sal perfumada

La noche que te encontré
el firmamento reía

Celebrando la ternura
de nuestro amor que nacía

                                                                   
                                                   Antonio Villegas Martín                                                      
                                                                                                        

miércoles, 10 de agosto de 2011

AL VIENTO DE LA MAÑAÑA















A mi me gusta salir
al viento de la mañana,
                       que alborote mis cabellos,
que me despeje la cara.

Ver como el sol va dorando
las blancas luces del alba.

Sintiendo como la vida
va comenzando su danza.

Y danzar yo con el viento,
igual que la hierva danza,
                        exhalando sus aromas,
perfumando la mañana.

Ver las gotas de rocío
brillando sobre las plantas,
para lavarles la cara,
para renovar su estampa.

A mi me gusta salir
al viento de la mañana,
porque despeja mis brumas
porque renueva mi alma. 


                                                  Antonio Villegas Martín

martes, 9 de agosto de 2011

NOCHES DE ESTRELLAS

                  En las noches de verano,

cuando lucen las estrellas.

Bajo su manto de hechizo
de inmensidad y belleza.

¡Rinde el guerrero su espada!

¡Blande el poeta sus fuerzas!

Y en mi alma de recuerdos,
conmovida por su fuerza,
crecen ramos de colores
de ternura y de belleza.

Y casi sin darme cuenta
mi mano tu mano aprieta.

Hijos de las luces somos
aunque vayamos a ciegas
por senderos de tinieblas,

¡Lástima que no sepamos
mirar al cielo y verlas!

En las noches de verano,
cuando la luna duerme,
y el viento limpia los cielos
de lágrimas que los mares dejan,

Siempre brillan las estrellas,
para todo aquel que sepa
parar y  mirar a verlas.


Su alma brillará al unísono
ya que somos hijos de ellas.
                               
                 Antonio Villegas Martín


lunes, 8 de agosto de 2011

TERNURA


Si la vida me mutila
que no me arranque la ternura,

Que mi corazón sepa siempre
mimarla y tenerla viva,

Y la luz que me deja verla
que se mantenga encendida,

Que sepa reconocer
la ternura de tus ojos,
de tu cara, de tus manos,

La ternura de las madres,
que nos dan cuando mamamos.

¿Para que quiero unos ojos,
 si son fríos y despiadados?
                
                 ¿Una cara sin bondad, y unas manos
si solo saben dar manotazos?

¡La ternura es del que da
sin saber siquiera que esta dando¡

La ternura se regala
cuando la damos mirando,

La ternura nos acerca
y nos enlaza las manos,

La ternura  reconforta
cuando venimos cansados,

La ternura que nos da,
esa dimensión de humanos.

                                       Antonio Villegas Martín

RECUERDOS DE MI NIÑEZ


        De mi niñez yo recuerdo
la luz blanca del verano.

Jugando  por callejones
de un pueblo limpio y encalado.

Corriendo  con otros niños
con la merienda en la mano.

                 Risas de baños  alegres
                que lleva un arrollo claro.   

Saltando de sol a sol,
hasta que el ultimo rayo,
                 traía la noche y la luna
                 cogiditas de la mano.

!Con sus miles de luceros¡

!Noches de cielo estrellado¡

Yo he jugado bajo el cielo
de un pueblo tranquilo y claro.

 Mi alma lleva la luz
 de sus tardes de verano,
y mi mente los recuerdos
mas inocentes y claros.

Aun oigo la voz de mi madre
cuando venia a buscarnos.


                       Antonio Villegas Martín

sábado, 6 de agosto de 2011

SE NOS MURIÓ EL AMOR

                              Ya no me buscan sus ojos,
ya no me acogen sus brazos,
ya no brota para mí
la sonrisa de sus labios.

Si un día nuestro corazón
fue crisol de la alegría,
y el amor nos eligió
para llenar nuestras vidas,
de ternura, de pasión,
de cantos y melodías.

Fuimos luz de atardecer
de aurora, de medio día,
cada minuto era amor
cada segundo valía.

¿Dónde se fue la ternura
que en nuestras manos nacía?

¿Donde los besos de amor
que en nuestra boca vivían?

Se nos murió el amor
ahogado en monotonías,
asfixiado entre torpezas
que nos dijimos un día.

Ahora nos toca vivir
                              en una vida vacía
carente de  la pasión
carente de  la alegría
que solo el amor puede darnos
cuando entra en nuestros días.

Y pasaremos las noches,
y pasaremos los días,
anhelando que el amor
vuelva a entrar
en nuestras vidas.

Para llenarlas de luz
de color  y de alegría.


                                                                     Antonio Villegas Martín