domingo, 20 de octubre de 2013

SUDOR, PAN Y DIGNIDAD



¿Cuantas vidas entregadas?
¿Cuantos puños levantados?
¿Cuantas lagrimas vertidas?
¿Cuantos claveles segados?

Para sembrar los derechos 
que hoy quitándonos van.

¡Sudor, pan y dignidad!
sustento de cuerpo y alma,
para romper las cadenas
que a esta tierra nos atan.

Sudor, que al regar nuestras frentes
nos engrandece y engalana
haciendo vibrar nuestros cuerpos
al unisono del cosmos,en el alba.

Pan, de unas espigas sagradas,
con el esfuerzo granadas
y por el sudor regadas,
con humildad inmoladas.

Pan, a fuego purificado,
con jubilo compartido,
y en alegre y sereno
alborozo consumido.

Dignidad, para sentirnos
como frutales el la mañana,
con sus ramas extendidas
aroma y dulzor exhalan,

Disfrutando altivos y erguidos,
de la vida entre sus ramas.

Dignidad, para mirarnos
con alegría a la cara,
¡manos llenas de caricias
que generosas regalan!

¡Y que la pasión inunde
de jubilo nuestras almas!

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alma, por este precioso comentario que expresa de forma precisa el espíritu de
      de estos versos.
      Recibe mi saludo mas cordial.

      Eliminar